El Ajo de la Familia de las Liliáceas

Su gran importancia en el arte culinario hace que sea objeto de cultivo en las huertas. Su nombre deriva de un vocablo celta que significa “caliente, quemante”. Es originario del Asia Central y se cultiva en España desde los tiempos más remotos. De la planta se usan los bulbos, que si se quieren conservar bien, deben guardarse en lugares secos y aireados.
Propiedades curativas. En la medicina oficial se usa como “vermífugo“. Una infusión de dos o tres bulbos en caldo, leche o agua azucarada constituye un excelente remedio contra las lombrices. La eliminación de éstas se obtiene suministrando oralmente el jugo a razón de 100 g en 200 de agua. Esta poción debe tomarse en ayunas. Está indicado en las afecciones de las vías respiratorias y del estómago, por cuanto eleva el tono de los órganos digestivos y ayuda a expeler los gases. Cuando se requiere la aplicación de sinapismos, el ajo machacado y reducido a papilla constituye un sucedáneo valioso. Lo mismo puede afirmarse cuando es aplicado en forma de cataplasma en los dolores reumáticos. Cuando al ajo reducido a papilla se le añade grasa, se obtiene la denominada “mostaza del diablo” que, empleada en caliente, es eficacísima para curar los reumatismos crónicos, los tumores escrofulosos, las verrugas y los defectos de articulación. En forma de cataplasma sirve, machacado en aceite, contra los callos de los pies, la tina y la sarna. La tintura de ajo se obtiene machacando 20 g y dejándolos en infusión, veinte días, en 100 g de alcohol puro; actúa contra la artritis, la hidropesía, el reumatismo. Como posología corriente se toman 20 gotas tres veces al día, aumentando la dosis en una gota diaria hasta alcanzar 90 gotas; después se vuelve a las 60 gotas iniciales, diarias. Si es necesario se repite la cura, la cual resulta más eficaz si se efectúa con ajos frescos. De hecho, las especialidades medicinales preparadas con los mismos ingredientes han dado resultados decididamente inferiores. Se puede corregir, al menos en parte, el mal olor del aliento masticando algunas hojitas de perejil.

Dejar un comentario

Tu comentario