PRINCIPALES REMEDIOS DE UN YERBATERO

PRINCIPALES REMEDIOS DE UN YERBATERO
En la Facultad de Historia tuve como compañeros a muchos iberoamericanos. Cierto día, un estudiante ecuatoriano tuvo que explicar una lección en clase de Etnología o Antropología Social del que precisamente guardo los siguientes apuntes:
“Cuando era más joven —comenzó diciendo— mi padre me llevó de excursión a una aldea cercana a la capital coincidiendo con un día de mercado. Iba a visitar a su amigo —alcalde y médico del lugar— quien nos enseñó y dio toda clase de detalles de las mercancías ofrecidas deteniéndose en especial en los lugares de venta de los yerbateros a quienes trataba con toda clase de respeto”. Entre las plantas más corrientes que éstos empleaban en sus pócimas se hallaba la yuca o manioc que también es la base de la alimentación de los pueblos amazónicos. Su preparación como la de su hermana africana es muy delicada pues contiene un veneno mortal, el temible ácido cianhídrico. El tubérculo que exterior-mente se parece al boniato, lo pelan y cortan a trozos y lo sumergen en agua, a veces en un río, a
fin de que inicie la fermentación. Después lo rallan, muelen y exprimen para sacarle el jugo venenoso, finalmente lo dejan secar y ya es apto para poder ser mezclado (caso de utilizarlo como alimento basta amasarlo y cocerlo, resultando así una especie de pan ázimo, si bien difícil de digerir). Destacaban también los decorativos frutos de los ajíes de alegre colorido: rojo, naranja, amarillo, de picantísimo sabor. Enteros, machacados o molidos, aumentan la temperatura del cuerpo y facilitan la necesaria transpiración en aquel sofocante clima de forma que el ambiente no parece tan opresivo, incluso fresco, los yerbateros lo recomiendan como remedio contra la parálisis y las digestiones pesadas puesto que estimula la secreción salivar y los jugos gástricos con lo que acelera la digestión y ayuda a vencer la inapetencia.
Pimienta de Cayena denominada así por ser de la antigua Guayana Francesa (recomendada por los yerbateros como preventivo de algunas enfermedades, tomada en polvo o en pildoras). Su tintura alivia un tanto los dolorosos sabañones.
Con poco esfuerzo —siguió su exposición mi compañero— se podía ver en los puestos de los yerbateros la hierbabuena o la manzanilla, el tomillo o el laurel y también el eucalipto, poleo, menta, albahaca, plantas y hierbas trasplantadas del viejo mundo. Sin embargo, la mayoría provienen de la exhuberante región amazónica que las gentes andinas conocen con el nombre de Oriente. Se trata de hierbas, matas, hojas y raíces de los más variados tamaños formas y colores que sólo ellos conocen y que poseen complicados nombres de origen africanos.
Es curioso que ni las tribus amazónicas: yaguas, cocamas, ticunas, shipibos, witotos, ni sus yerbateros, no elaboran ninguna bebida alcohólica, sino refrescantes jugos de frutos y que no fuman el tabaco, sino que ingieren gotas de un líquido nicotínico preparado con sus hojas. Además de algunos narcóticos preparan pastillas de coca (de cuya extraordinaria importancia se hablará en otro artículo) a base de hojas de esta planta, tostadas y pulverizadas; mezcladas con arcilla calcinada, harina de manioc y cal de cenizas de hoja de palma. Los yerbateros recomiendan mantener esta pastilla durante muchas horas en la boca cuando se necesita realizar un esfuerzo físico extraordinario. El más importante de los productos ofrecidos por los yerbateros y de muy difícil obtención, por lo que alcanza precios elevados, es el denominado sangre de grado que al parecer sirve para la regeneración de los tejidos biológicos humanos. Es como una resina (conocida como sangre) extraída de un árbol que los indígenas designan como grado. Posee múltiples aplicaciones sobresaliendo la que afirma que cura el cáncer. Tan sólo desde hace pocos años en los que el hombre blanco ha averiguado su amplio espectro utilitario con resultados satisfactorios, ha hecho crecer su fama por todo América. Sin embargo, al quererlo aplicar industrialmente el fracaso, por el momento, ha sido bastante rotundo. Sin que afirmemos ni neguemos, me sorprendió que el propio compañero tuviera fe en el misterioso producto para combatir la terrible enfermedad, si bien todavía no se ha descubierto ni el porqué ni cómo actúa. Desgraciadamente, el maravilloso producto a medida que se va vendiendo a los intermediarios va siendo adulterado y perdiendo eficacia. La sangre de grado pura ha de comprarse en algún claro de la selva ocupado por un perdido poblado. La leyenda de sus propiedades alcanza la civilización urbana, pero solamente in siiu es posible comprobar si su efectividad es verdadera. Los indios más primitivos celosamente guardan todavía su secreto ¡y tantos otros!

Comments (2)

carlos enrique riosnoviembre 25th, 2011 at 14:50

saludos,tengo 67 años con problemas de prostata hace 5 años, que plantas puedo usar para este problema, gracias por su ayuda…

Florina Alvarezseptiembre 18th, 2013 at 23:56

PLabra Que Tiene La Propiedad De Curar Inflamación De La próstata

Dejar un comentario

Tu comentario