Plantas medicinales

Guía de plantas para primeros auxilios

La manzanilla se utiliza en infusión para aliviar el dolor de cabeza, el estrés y el insomnio. Su consumo está indicado en caso de inapetencia, náuseas, vómitos, mala digestión, diarrea, gastritis, acidez de estómago, cólicos flatulentos, síndrome de colon irritable, trastornos nerviosos, dolores musculares, irritaciones cutáneas, picaduras, molestias oculares o conjuntivitis.

El eucalipto: su aceite esencial se emplea para curar afecciones pulmonares, catarros o ataques
de asma, ya que tiene propiedades expectorantes y antiinflamatorias.

El llantén tiene propiedades astringentes, expectorantes y depurativas. Ayuda a combatir el estreñimiento. Como decíamos es un excelente expectorante, muy eficaz para despejar las afecciones de las vías respiratorias, tales como, afonía, tos, ronquera y otras. Las gárgaras hechas con la infusión para reducir la inflamación de la boca y de la garganta y para aliviar las úlceras bucales. Con las hojas frescas y machacadas se prepara una cataplasma para heridas, quemaduras, llagas o picaduras de insectos. La infusión se emplea para ojos cansados o conjuntivitis.

El tomillo: favorece el apetito y la digestión. Aplicado externamente, en lavados, se utiliza para combatir las infecciones genitales. También tiene propiedades adelgazantes, antiespasmódicas, antigripales y antivirales.

Dejar un comentario

Tu comentario