Eucaliptos

Nombre Científico
Eucalyptus Globulus
Labell
Familia
Mirtáceas
Otros nombres
Eucalipto, Ocalipto

Árbol de grandes dimensiones de tronco liso y corteza fácilmente separable. Puede llegar hasta los 80 metros de altura. El tronco es recto y la copa cónica. Las hojas son persistentes, lanceoladas, coriáceas y colgantes: cuando jóvenes sésiles (sin pecíolo) y de color ligeramente azulado; de adultas disponen de un robusto pecíolo en forma de hoz. Las flores son amarillas, axilares.
El fruto es una cápsula coriácea de tres a cuatro celdas con muchas semillas. Tiene un perfume intenso y característico que, sumado a la afinidad del árbol para crecer en terrenos pantanosos o anegadizos, lo hacen particularmente recomendable para sanear áreas insalubres. Las hojas adultas del eucaliptus, sin pecíolo, son las que se utilizan en las recetas que a continuación detallaremos.
Tiene propiedades balsámicas, expectorantes, béquicas, febrífugas, astringentes y detersivas. Estas dos últimas, sumadas a sus propiedades desinfectantes lo hacen adecuado para preparados de tocador (jabones, lociones, etc.) El té de eucaliptus se prepara en la proporción de 20 gramos de hojas por litro de agua. Tomado caliente y endulzado con miel es un buen expectorante y anticatarral por sus conocidas propiedades balsámicas.
Se recomienda en los casos de resfríos, gripes y catarros en general. Dosis recomendada: cuatro tazas por día, bien calientes. Esta misma infusión fría, puede usarse como colutorio para irritaciones de boca y garganta, sobre todo en las resultantes de estados gripales o resfríos. El cocimiento de hojas de eucalipto, preparado a razón de 40 gramos de hoja por litro de agua, sirve para hacer inhalaciones en caso de bronquitis, catarros, resfríos, etc. Estos vapores son además un excelente desinfectante que ayuda a eliminar los malos olores producto de la humedad, el encierro prolongado, olores de comidas, etc.
Una práctica antigua pero últimamente recuperada consiste en tener sobre la estufa, radiador u otra fuente de calor un recipiente con agua y hojas de eucalipto que se renuevan una vez por día. Esto cumple dos funciones: sanitarias, a la vez que perfuman el ambiente.
En los baños de inmersión se aconseja agregar un litro de agua donde se han hervido 100 gramos de hojas de eucaliptus; además de ser un relajante y perfumar el baño, es un buen antirreumático. La tintura de eucaliptus se puede usar como sustituto de la infusión para ser ingerida o del cocimiento para hacer inhalaciones o gargarismos.
Para uso externo y como agua de limpieza para el cutis se recomienda el vinagre de eucaliptus.

Dejar un comentario

Tu comentario