Archivos para Aloe Categoría

    HIDRATACIÓN CON ALOE VERA

    HIDRATACIÓN CON ALOE VERA

    HIDRATACIÓN CON ALOE VERA:

    El n0mbre da aloe proviene de un vocablo árabe que significa “sustancia amarga y brillante”. Es una planta de hojas gruesas y carnosas, de donde se extrae su gelatina.
    Del tallo se saca el jugo. Para obtenerlo se puede usar una juguera o rallar las hojas y exprimir la pasta con una tela fina.
    Parte de sus componentes son las vitaminas A, BL, B2, B6, B12 y C; fósforo, azufre, calcio y manganeso, además de polisacáridos, que permiten la penetración en las tres capas de la piel: epidermis, dermis e hipodermis. Por todas estas características, es muy útil para múltiples aplicaciones en cosmética, como problemas de acné, quemaduras en general y de sol, verrugas y cutis problemáticos. Además, el aloe vera…
    POR SU EFECTO LIMPIADOR:
    Elimina las células muertas y expulsa los depósitos grasos que tapan los poros; disminuye la formación de melanina, por eso es útil para tratar manchas de la piel.
    POR SU EFECTO HIDRATANTE:
    Permite una retención huirica con la consiguiente atenuación de las arrugas; normaliza el pH ácido de la piel.
    GEL BE LIMPIEZA PROFUNDA:
    Lave y seque bien su rostro con un papel tisú, luego aplique jugo de aloe masajeando hasta que se absorba totalmente: deje secar y coloque, por unos minutos, fomentos con una toalla húmeda y caliente. Esto limpiará su cutis en forma profunda y cerrará los poros dilatados.
    TÓNICO HIDRATANTE:
    Mezcle sesenta gramos de gel de aloe, una cucharadita de vinagre, seis gotas de aceite esencial de geranio rosa, cuatro gotas de aceite esencial de incienso, dos gotas de aceite esencial de jazmín y ochocientas unidades internacionales de vitamina E en forma de aceite. Aplíquelo sobre su rostro todas las noches con suaves golpecitos.
    MASCARAS REGENERADORAS:
    Mezclar una cucharadita de jugo de aloe, un huevo entero, una cucharada de miel y dos cucharadas de harina de cebada. Aplicar con un pincel sobre el rostro y dejar secar durante diez minutos; lavar primero con agua caliente y luego con agua fría.
    Mezclar, con un 50 por ciento de una emulsión base, la gelatina de una hoja entera de aloe, una cucharada sopera de glkerina, una cucharada y media de miel, y media cucharada sopera de vaselina líquida. Aplicar dos veces por semana en todo el rostro, dejar actuar diez minutos y retirar con un algodón embebido en agua tibia.
    HIDRATANTE CORPORAL:
    Tome varias hojas de aloe ralladas en una bolsita de gasa, colocarlas dentro de una bañera con agua tibia, exprimirlas varias veces para que suelten el jugo antes de sumergirse. Dése un baño de veinte minutos.
    Importante:
    Lo más aconsejable es que el aloe usado tenga de tres a cinco años de edad; además, es ideal cortarlo a la noche o de mañana muy temprano, cuando aún no le haya dado los rayos del sol.

    Áloe propiedades

    Metabolizantes enzimáticos, bioestimulinas, alfa-hidroxiácidos, reestructuradores de la piel…, se diría que las comunicaciones y la industria se han puesto de acuerdo para poner a nuestra deposición más y más productos naturales capaces de resolver nuestros problemas y hacernos la vida agradable. Casi todos ellos tienen un origen: nuestras amigas las plantas.
    Bien sean de uso tradicional o de reciente incorporación, de nuestro entorno o de procedencia exótica, lo cierto es que las plantas, medicinales o no, vienen prestándonos servicio desde mucho antes de que fuésemos primates. Repasemos algunas de las más características, en el fondo son nuestras de siempre…y para siempre.

    Áloe, tanto si es el de Barbados, Ferox o cualquier otro tiene la misma utilidad: es e rey de la reestructuración de la piel, teniendo además un gran poder calmante y una acción antialérgica muy importante; precisamente su gran utilidad y sus muchas aplicaciones dermatológicas lo están convirtiendo (como a muchas otras plantas sagradas) en víctima de un marketing abusivo.