Archivos para Bulbos Categoría

    Bulbos

    Los bulbos deben tener una buena consistencia, no deben presentar señales de moho y, sobre todo, no deben haber germinado.  La recogida debe realizarse en los meses de junio y julio, cuando las hojas comienzan a marchitarse. El método más corriente de conservación del chalote es la desecación, que se realiza dejando secar los bulbos al sol. Los bulbos desecados deben colocarse, a continuación, en un lugar aireado y fresco, temperatura de bodega = 10 °C ap y en la oscuridad, a fin de p nir la germinación. Esta hora también puede conservarse el frigorífico durante 1-2 mí a una temperatura compren entre 0 y 1 °C.

    Vitaminas de la Cebolla

    Hierro: 1,40 mg Proteínas totales: 6,00 g
    Sodio: 32,00 mg Lípidos totales: 0,10 g Potasio: 515,00 mg Clúcidos totales: 26,30 g Fósforo: 134,00 mg Almidón: 0,00 g Vitamina B1: 0,20 mg Clúcidos solubles: 26,30 g Vitamina B2: 0,08 mg Energía: 124,00 Cal. Vitamina PP: 0,60 mg Fibra alimenticia: 0,90 g Vitamina A: 0,00 mcg Colesterol: 0,00 mg Vitamina C: 5,00 mg Calcio: 38,00 mg

    El Bulbo

    La parte que se aprovecha es el bulbo, que tiene un tamaño intermedio entre el del ajo y el de la cebolla, y está compuesto, a su vez, por 8-12 bulbos más pequeños envueltos por hojas transformadas (denominadas túnicas), que son de consistencia similar a la del papel, de color marrón más o menos claro.  Sus raíces son numerosas, pero más bien superficiales. Las hojas son alesnadas, de unos 25 cm de largo y con las nervaduras paralelas.