Posts Tagged amaranto

    Amaranto en la mesa

    Amaranto en la mesa
    Son muchas las formas de preparar el amaranto. Una de sus principales propiedades es que revienta en condiciones muy calientes, al igual que el maíz pisingallo.
    Así, puede elaborarse un divertido y nutritivo alimento para los chicos.
    Se puede usar la hoja fresca y seca, el grano seco molido, el grano seco reventado y distintas combinaciones. En México se prepara un plato de la tradición azteca llamado “alegría” mezclando amaranto, miel y caña de azúcar.
    Aunque no tiene gluten y no es pani-
    ficable, el amaranto se puede incorporar a la harina de trigo para panificación y repostería.
    En realidad, cualquier harina puede ser enriquecida con amaranto, a fin de elevar sus propiedades nutricionales.
    El amaranto se puede emplear en sopas (grano y harina), tortas, galletitas, panes (harina, grano entero, grano reventado) y cereal para el desayuno (entero, reventado o germinado y molido).
    Con sus hojas se pueden hacer ensaladas. En estos casos, es recomendable hervirlo previamente, ya que las hojas pueden contener altos niveles de oxala-tos y nitratos.

    Amaranto

    Hace más de siete mil años, el Amaranto constituía uno de los alimentos base en las culturas indígenas más desarrolladas de América. Junto con la Quinoa y el Maíz, este pseudoce-real conocido como “Huautli” fue cultivado en primer lugar por los minúsculos y luego se extendió hacia incas y aztecas.
    El alto valor nutritivo del Amaranto lo convertía en un excelente alimento para estos pueblos, que además lo utilizaban en sus rituales religiosos. Precisamente, fue esta característica la que provocó que el huautli dejara de consumirse. Fanatizados con la idea de una misión evangelizadora, los colonos españoles desconfiaron de un alimento que formaba parte de las creencias autóctonas. El resultado fue su prohibición y la desaparición del amaranto durante siglos.
    Sin embargo, en los últimos tiempos el mundo comenzó a interesarse por él. Estudios realizados por diferentes instituciones dejaron constatado que el amaranto tiene un gran valor nutritivo. De hecho, se lo considera el alimento del futuro.