Posts Tagged amaranto beneficios

    Amaranto beneficios

    Salud y nutrición
    La prohibición que los españoles sentenciaron sobre el amaranto no representó solamente la pérdida de un plato típico en la comida aborigen. Lo que los españoles hicieron fue retrasar durante siglos la posibilidad de producir un alimento altamente nutritivo y de fácil cultivo, que podría haberse utilizado para paliar las grandes hambrunas de nuestro continente. El Amaranto se adapta a diferentes tipos de suelos y climas, soporta la escasez de agua,y sus hojas se pueden consumir incluso antes de recolectar las semillas. Además, el excedente del consumo humano puede ser aprovechado para alimentar a los animales.
    Gracias a su alto nivel nutricional, el amaranto resulta ideal para la alimentación de los niños. Su alto contenido de proteínas, vitaminas y minerales dan al cuerpo la energía necesaria para que cumpla con las distintas etapas de su desarrollo. Por las mismas razones el amaranto constituye una de las formas más efectivas para combatir la anemia y la desnutrición, principalmente gracias a que contiene grandes cantidades de hierro. Rico en calcio y magnesio, es la base de una dieta para prevenir la osteoporosis.
    Pero, sin dudas, el gran valor del amaranto reside en que se trata de un alimento nuevo que puede nutrir a la humanidad a gran escala. Actualmente la mayoría de la población mundial recibe la mayor parte de sus requerimientos proteicos y calorías de 20 especies vegetales, en especial de los cereales como el trigo, el arroz, el mijo y el sorgo; tubérculos como la papa y la batata; leguminosas como el poroto,el maní y la soja,y otros alimentos, como la caña de azúcar y la remolacha. Hace dos décadas la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos realizó un estudio para precisar los cultivos óptimos para su desarrollo y diseminación. El resultado fue publicado en 1975 en un estudio titulado “Plantas tropicales su-bexplotadas con valor económico prometedor” en donde se seleccionó al amaranto dentro de los 36 cultivos más prometedores del mundo, determinando que se trata de un excelente alimento de origen vegetal para consumo humano. Las posibilidades del amaranto no se reducen a la alimentación: también se puede aprovechar en la elaboración de cosméticos, colorantes y plásticos biodegradables.

    Propiedades amaranto

    Nutrición esencial
    El primer aspecto que convierte al amaranto en un excelente alimento es que todo en él puede ser aprovechado: el grano, como alimento proteico y completo; la planta, como verdura o forraje para los animales. Más detalladamente, los tallos tiernos se consumen como verdura y sus hojas se guisan. La semilla, por su parte, es el ingrediente básico en muchos platos tradicionales, principalmente la típica “alegría” que hasta hoy es elaborada con un proceso similar al que se usaba en tiempos de Moctezuma.
    La semilla de amaranto posee un alto contenido de proteínas, vitaminas y minerales. Del 15 al 18 % de su composición es proteína, una cantidad que lo coloca por encima del trigo (12-14%), el arroz (7-10%), el maíz (9-10%) y otros cereales de consumo común. Además, es rica en lisina, un aminoácido esencial en la alimentación humana que no suele encontrarse ei i abundancia en otros cereales.También se destaca la presencia de la metionina. Otros cereales son considerados no balanceados en términos de su composición de aminoácidos, ya que les hace falta mayor cantidad de lisina para dar una alimentación óptima. Las proteínas del amaranto tienen casi el doble del contenido de lisina que el trigo, tres veces más que el maíz y tanta como se encuentra en la leche, el estándar de excelencia nutricional.
    Contiene entre un 5 y 8% de grasas saludables, entre las cuales se destaca el Escualeno, un tipo de grasa que hasta ahora se obtenía especialmente de tiburones y, años atrás, de ballenas. También tiene una alta concentración de almidón, que corresponde al 50% de su peso.
    Las hojas, por su parte, contienen fibra, vitaminas A y C, calcio, magnesio y más hierro que las espinacas.