Posts Tagged cultivo cebolla

    Cultivar cebollas

    Se entierran los bulbos a 4-5 cm de profundidad, con la punta vuelta hacia arriba, de tal modo que el ápice se encuentre al nivel de la superficie del terreno, o incluso ligeramente más elevado en los terrenos menos esponjosos.  La mejor época para la plantación es la de los meses de febrero-marzo.

    El chalote se recoge con la ayuda de un horcón, que debe hendirse junto a la planta, poniendo cuidado en no dañar los bulbos. Amenudo se suele retorcer y anudar los tallos durante las últimas fases del cultivo, creyendo que así se acelera la maduración. Sin embargo, hay que evitar esta práctica, pues, por el contrario, detiene la vegetación y, en consecuencia, el desarrollo del bulbo.

    Cultivo de cebolla

    El chalote es una planta perenne. La parte que se aprovecha es el bulbo, que tiene un tamaño intermedio entre el del ajo y el de la cebolla, y está compuesto, a su vez, por 8 – 12 bulbos más pequeños envueltos por hojas transformadas (denominadas túnicas), que son de consistencia similar a la del papel, de color marrón más o menos claro.
    Sus raíces son numerosas, pero ~nás bien superficiales. Las hojas son alesnadas, de unos 25 cm de largo y con las nerva-curas paralelas.

    Cultivo cebolla

    Aunque las causas de estas proliferaciones extrañas al organismo no están del lodo claras, se ha comprobado concluyentcmente que hay determinadas sustancias que las favorecen: son las llamadas sustancias cancerígenas. Nadie duda ya de que el tabaco favorece la aparición del cáncer de garganta y de pulmón, y se ha demostrado igualmente que las fermentaciones pútridas en el área intestinal producen sustancias cancerígenas. No es extraño, por tanto, que en los pueblos centroeuropeos, glandes consumidores de cebolla (poderoso desinfectante intestinal) los tumores sean prácticamente desconocidos.

    Cebollas

    Cebollas
    Para hacerla agradable he aquí una poción eficacísima: 300 g de pulpa, 100 g de miel, 600 g de vino blanco. Dos o tres cucharadas diarias curan la hidropesía, las arenillas de la orina y otras afecciones de las vías urinarias. La cocción de cebolla preparada con leche, tomada en caliente por la mañana y la tarde, es eficaz como calmante y expectorante en los resfriados.