Posts Tagged plantas curaqtivas

    Anemona Pulsatila

    ANEMONA PULSATILA (Familia de las Ranunculáceas)
    Planta perenne herbácea, sin tallo, velluda, de hojas escasas; la flor, única, de color violeta, cuelga aun antes de abrirse, está unida a un fuste flexible, redondo, provisto de pelos grisáceos. En estado fresco es una planta venenosa; desecada, pierde sus propiedades tóxicas Se usan en estado fresco las hojas y las flores recolectadas en el momento de la floración; contienen un jugo acre y cáustico. La planta tiene propiedades vesicantes, febrífugas, sudoríficas, anti-espasmódicas, eméticas, expectorantes. El polvo de las hojas secas provoca el estornudo.
    El agua destilada hace desaparecer las manchas de rojez de la piel; provoca el vómito, es eficaz contra las enfermedades de la piel, los dolores reumáticos, las neuralgias faciales. La infusión se prepara con 2-5 g de hojas en medio litro de agua, sin sobrepasar, nunca, esta dosis. El envenenamiento con anémona pulsatila presenta los mismos síntomas que los producidos por el acónito. al perejil, con pequeños frutos verdes dispuestos en umbela. El fruto es duro, comprimido lateralmente, la raíz blanca y fibrosa. De toda la planta se emplean sólo las semillas que, recolectadas del interior del fruto en agosto, se desecan y limpian. Tienen un olor aromático, dulce, picante, y poseen múltiples propiedades terapéuticas y curativas. Por esta razón se la cultiva como planta medicinal.
    Propiedades curativas. Se suele administrar en forma de infusión después de comer. Es excitante, sudorífica, expectorante, combate las anomalías de las vías digestivas, la gastralgia, la dispepsia, los vértigos, los dolores de vientre de los niños. La dosis de la infusión es de 15 g en un litro de agua. Se tomará a tazas después de las comidas, contra las digestiones difíciles y los gases intestinales. El anís se usa como correctivo de muchas preparaciones; en Alemania incluso en la elaboración del pan.
    Licor de anís: semillas troceadas, 40 g; canela, 1 g; azúcar, 500 g; alcohol de 90°, un litro; agua, un litro. Se hace macerar 5 ó 6 semanas. Se filtra.
    Agua dentífrica de Botot: anís, 30 g; canela, 8 g; clavo, 8 g; esencia de menta, 2 g. Se deja macerar durante 8 días en 750 g de alcohol. Se filtra. Se añade tintura de ámbar, 1 g. Para usarla, se ponen unas gotas en agua, tanto para desinfectar la boca como para tonificar las encías.