Posts Tagged plantas medicinales

    La fitoterapia

    El término fitoterapia fue acuñado por el médico francés Henri Leclerc, en 1933. Esta disciplina, que forma parte del arte de curar desde hace mucho tiempo, estudia el uso interno y externo de los vegetales (del griego phytón  = vegetal) para prevenir, curar o aliviar las enfermedades del ser humano.

    Precisemos que con el objetivo de curar se practica una terapia causal, en otras palabras, se ataca el mal en su raíz, mientras que con el de aliviar, la fitoterapia se limita a atenuar o a suprimir las manifestaciones extemas del mal, pero no el mal en sí (terapia sintomática). Es sin embargo una maravillosa propiedad la de poder liberar al enfermo que sufre una afección incurable de las manifestaciones molestas o dolorosas causadas por su estado.
    Ese tesoro de conocimientos empíricos milenarios, revalorizado por las aportaciones de la ciencia moderna, no ha cesado de ganar importancia, de tal modo que en nuestros días se ha convertido en un complemento inestimable de la medicina en general.
    ¿Se sabe que cerca del 80% de los productos farmacéuticos que se emplean hoy en día -desde la aspirina hasta la penicilina-provienen en mayor o en menor medida del reino vegetal?

    Junco oloroso para la diuresis

    Junco oloroso.
    Nombre científico:
    Cyperus Longus.
    Familia:
    Ciperáceas.
    Otros nombres:
    Juncia.
    Planta herbácea vivaz con cañas triangulares que sobrepasa el metro de altura.
    Las hojas son largas, estrechas y de bordes ásperos.
    Las flores, agrupadas en racimos terminales son de color verdoso.
    La raíz es un rizoma del grosor de un dedo con corteza oscura y muy perfumada.
    Esta planta crece en sitios húmedos. El rizoma del junco oloroso tiene propiedades tónico estomacales y diuréticas. La forma más común de consumo es como cocimiento, a razón de un manojo de raíces machacadas en un litro de agua.
    Se hace hervir durante media hora, se cuela y se beben tres o cuatro tazas al día.

    Plantas medicinales y aromáticas

    El Agua de Carmelitas es una tintura hidroalcohólica con propiedades sedantes, compuesta por plantas medicinales y aromáticas tales como Melisa, Manzanilla, Verónica, Cedrón, semilla de Coreandro, Citrus y Canela.
    Es una alternativa natural comprobada para calmar, tranquilizar y quitar la angustia.
    Por más de 300 años esta fórmula de los frailes carmelitas descalzos han ayudado a combatir el nerviosismo, mareos, malestar, palpitaciones, angustias y depresiones suaves.
    Dosis uso interno: 1 cucharadita de te o 2,5ml diluido en infusión de hierbas o agua azucarada 2 a 3 veces al día. Para insomnio 2 o 3 cucharaditas de té o de 5ml a 7,5ml disuelta en infusión de hierbas o agua azucarada.

    Plantas medicinales para hombres

    Plantas para hombres
    Algunas plantas están especialmente indicadas para dolencias que afectan mayoritariamente a los varones.
    Hombres y mujeres nos vemos expuestos a múltiples enfer medades comunes, pero también es cierto que las diferencias de núes tro organismo, así como ciertas peculiaridades en el estilo de vida, hace que unos y otras tengamos distin tas dolencias o, por lo menos, sea mos más vulnerables a cier tos males.
    Así, a los transtor nos propios del apa rato reproductor mas culino -eyaculación precoz, infertilidad impotencia— y las afecciones del sistema urinario y la próstata, hay que añadir que, en general, los hombres tienen más problemas de hipertensión arterial y son más pro pensos a sufrir accidentes cardiovasculares o ataques de gota.
    En este artículo os explicamos las propiedades curativas de una serie de plantas que, si bien en muchos casos tienen aplicaciones para ambos sexos, son especialmente indicada; para algunos de los problemas de salud que sufren mayoritariamente los varones. Se trata de una excelente oportunidad para que los hombres se inicien en la fítoterapia come una vía eficaz de curar las enfer-

    Plantas medicinales

    Guía de plantas para primeros auxilios

    La manzanilla se utiliza en infusión para aliviar el dolor de cabeza, el estrés y el insomnio. Su consumo está indicado en caso de inapetencia, náuseas, vómitos, mala digestión, diarrea, gastritis, acidez de estómago, cólicos flatulentos, síndrome de colon irritable, trastornos nerviosos, dolores musculares, irritaciones cutáneas, picaduras, molestias oculares o conjuntivitis.

    El eucalipto: su aceite esencial se emplea para curar afecciones pulmonares, catarros o ataques
    de asma, ya que tiene propiedades expectorantes y antiinflamatorias.

    El llantén tiene propiedades astringentes, expectorantes y depurativas. Ayuda a combatir el estreñimiento. Como decíamos es un excelente expectorante, muy eficaz para despejar las afecciones de las vías respiratorias, tales como, afonía, tos, ronquera y otras. Las gárgaras hechas con la infusión para reducir la inflamación de la boca y de la garganta y para aliviar las úlceras bucales. Con las hojas frescas y machacadas se prepara una cataplasma para heridas, quemaduras, llagas o picaduras de insectos. La infusión se emplea para ojos cansados o conjuntivitis.

    El tomillo: favorece el apetito y la digestión. Aplicado externamente, en lavados, se utiliza para combatir las infecciones genitales. También tiene propiedades adelgazantes, antiespasmódicas, antigripales y antivirales.

    PRINCIPALES REMEDIOS DE UN YERBATERO

    PRINCIPALES REMEDIOS DE UN YERBATERO
    En la Facultad de Historia tuve como compañeros a muchos iberoamericanos. Cierto día, un estudiante ecuatoriano tuvo que explicar una lección en clase de Etnología o Antropología Social del que precisamente guardo los siguientes apuntes:
    “Cuando era más joven —comenzó diciendo— mi padre me llevó de excursión a una aldea cercana a la capital coincidiendo con un día de mercado. Iba a visitar a su amigo —alcalde y médico del lugar— quien nos enseñó y dio toda clase de detalles de las mercancías ofrecidas deteniéndose en especial en los lugares de venta de los yerbateros a quienes trataba con toda clase de respeto”. Entre las plantas más corrientes que éstos empleaban en sus pócimas se hallaba la yuca o manioc que también es la base de la alimentación de los pueblos amazónicos. Su preparación como la de su hermana africana es muy delicada pues contiene un veneno mortal, el temible ácido cianhídrico. El tubérculo que exterior-mente se parece al boniato, lo pelan y cortan a trozos y lo sumergen en agua, a veces en un río, a
    fin de que inicie la fermentación. Después lo rallan, muelen y exprimen para sacarle el jugo venenoso, finalmente lo dejan secar y ya es apto para poder ser mezclado (caso de utilizarlo como alimento basta amasarlo y cocerlo, resultando así una especie de pan ázimo, si bien difícil de digerir). Destacaban también los decorativos frutos de los ajíes de alegre colorido: rojo, naranja, amarillo, de picantísimo sabor. Enteros, machacados o molidos, aumentan la temperatura del cuerpo y facilitan la necesaria transpiración en aquel sofocante clima de forma que el ambiente no parece tan opresivo, incluso fresco, los yerbateros lo recomiendan como remedio contra la parálisis y las digestiones pesadas puesto que estimula la secreción salivar y los jugos gástricos con lo que acelera la digestión y ayuda a vencer la inapetencia.
    Pimienta de Cayena denominada así por ser de la antigua Guayana Francesa (recomendada por los yerbateros como preventivo de algunas enfermedades, tomada en polvo o en pildoras). Su tintura alivia un tanto los dolorosos sabañones.
    Con poco esfuerzo —siguió su exposición mi compañero— se podía ver en los puestos de los yerbateros la hierbabuena o la manzanilla, el tomillo o el laurel y también el eucalipto, poleo, menta, albahaca, plantas y hierbas trasplantadas del viejo mundo. Sin embargo, la mayoría provienen de la exhuberante región amazónica que las gentes andinas conocen con el nombre de Oriente. Se trata de hierbas, matas, hojas y raíces de los más variados tamaños formas y colores que sólo ellos conocen y que poseen complicados nombres de origen africanos.
    Es curioso que ni las tribus amazónicas: yaguas, cocamas, ticunas, shipibos, witotos, ni sus yerbateros, no elaboran ninguna bebida alcohólica, sino refrescantes jugos de frutos y que no fuman el tabaco, sino que ingieren gotas de un líquido nicotínico preparado con sus hojas. Además de algunos narcóticos preparan pastillas de coca (de cuya extraordinaria importancia se hablará en otro artículo) a base de hojas de esta planta, tostadas y pulverizadas; mezcladas con arcilla calcinada, harina de manioc y cal de cenizas de hoja de palma. Los yerbateros recomiendan mantener esta pastilla durante muchas horas en la boca cuando se necesita realizar un esfuerzo físico extraordinario. El más importante de los productos ofrecidos por los yerbateros y de muy difícil obtención, por lo que alcanza precios elevados, es el denominado sangre de grado que al parecer sirve para la regeneración de los tejidos biológicos humanos. Es como una resina (conocida como sangre) extraída de un árbol que los indígenas designan como grado. Posee múltiples aplicaciones sobresaliendo la que afirma que cura el cáncer. Tan sólo desde hace pocos años en los que el hombre blanco ha averiguado su amplio espectro utilitario con resultados satisfactorios, ha hecho crecer su fama por todo América. Sin embargo, al quererlo aplicar industrialmente el fracaso, por el momento, ha sido bastante rotundo. Sin que afirmemos ni neguemos, me sorprendió que el propio compañero tuviera fe en el misterioso producto para combatir la terrible enfermedad, si bien todavía no se ha descubierto ni el porqué ni cómo actúa. Desgraciadamente, el maravilloso producto a medida que se va vendiendo a los intermediarios va siendo adulterado y perdiendo eficacia. La sangre de grado pura ha de comprarse en algún claro de la selva ocupado por un perdido poblado. La leyenda de sus propiedades alcanza la civilización urbana, pero solamente in siiu es posible comprobar si su efectividad es verdadera. Los indios más primitivos celosamente guardan todavía su secreto ¡y tantos otros!

    Plantas medicinales

    Otras plantas indicadas:
    Asafetida, Abeto, Acónito, Benjuí, Cubeba, Endrino, Pino, Culantrillo.

    Recomendaciones generales:
    Abstenerse de beber líquidos muy calientes o muy fríos. Evitar fumar y hablar en exceso. Cuidarse la garganta, abrigándola con una bufanda si es necesario andar por la intemperie. Prevenir cambios bruscos de temperatura.
    Un gran remedio para todos los casos de afonía o alteraciones de la voz, es la miel; se recomienda ingerirla en ayunas, una o dos cucharadas, usarla para endulzar todas las infusiones o bebidas, y durante el día tomar media cucharadita de miel dejando deshacerla en la boca como un caramelo.

    Lumbago

    Sin embargo, una dieta de frutas y verduras no es adecuada cuando ya existe infección en las vías urinarias, ya que dicha dieta alcaliniza la orina, y en este caso conviene que sea acida, por lo que lumbago), produciendo dolores, a veces, intensos, y a veces deformaciones o incapacitaciones funcionales.

    Plantas diureticas

    Una alimentación diurética (que favorece la producción de orina) y depurativa, basada en frutas y verduras frescas, sin carnes contaminantes, mantiene los riñones limpios y saludables.

    Tipos plantas

    Que el terror que mucha gente le tiene al dentista (hoy totalmente injustificado, con los tornos a elevadas revoluciones y las anestesias locales) no le indica a conservar en la boca una muela en mal estado. Las consecuencias podrían ser mucho más graves de lo que parece a primera vista. Lo mismo puede decirse de unas amígdalas que se infectan continuamente, de una infección crónica de las vías urinarias, etc.

←Anterior