La anemia

La anemia se manifiesta por palidez en el rostro, debilidad general y por la escasa coloración del interior de los párpados; separando ligeramente el párpado inferior y examinando su superficie interna, se ha de ver como un trazo de color rojo vivo bordeándolo; la ausencia de esta coloración roja es claro síntoma de anemia.
Los casos leves de anemia, son frecuentes, se curan sin dificultad con una dieta rica en proteínas, vitaminas y minerales. No debe confundirse esta anemia leve y pasajera con la anemia perniciosa, enfermedad grave ligada a un mal funcionamiento del hígado, y que exige un tratamiento muy serio.
Los síntomas de la anemia se parecen a veces a los de la hipotensión (presión arterial baja) o la hipoglicemia (falta de azúcar en la sangre). En caso de duda, un sencillo análisis de sangre da una idea exacta de la cantidad de glóbulos rojos en la sangre; por debajo de los cuatro millones por mih’metros cúbico, convendrá emprender un tratamiento reconstituyente.

Dejar un comentario

Tu comentario