La artemisa

Tomar dos o tres vasitos diarios, aumentando la dosis hasta cuatro en el caso de menstruaciones dolorosas. También tienen extraordinaria eficacia las fumigaciones de artemisa. Se procede así: artemisa, 45 g; agua, 3 litros. Dirigir los vapores hacia los órganos genitales. Contra las convulsiones: polvo de artemisa, 0,02 g; azúcar, 0,25 g. Esta dosis se administra cada hora hasta llegar a 0,1 g.
Contraindicaciones. Se desaconsejará el uso de la artemisa durante la lactancia, pues da sabor amargo a la leche.

Dejar un comentario

Tu comentario