Abrotano Macho

Descripción. Esta planta arbustiva, de la que se conocen varias especies, tiene su origen en Europa, concretamente en el sur de Francia. En España no se aprecia la Arthemisia abroianum; pero en América Hispana lo es más que el abrótano hembra, al que se le reconocen las mismas propiedades que al «macho», aunque algo más débiles.
En la Edad Media se decía que esta planta aromática tenía tantas virtudes como hojas. Quemada sobre carbones encendidos se consideraba que ahuyentaba a las serpientes.
Por su agradable aspecto y por el delicado perfume de sus flores que recuerda el del limón, se cultiva mucho en los jardines. Tiene un tallo erecto de color verde-azulado, muy ramificado, con brotes cilindricos; hojas alternas grisáceas, de las cuales las más bajas están divididas dos y tres veces con hendiduras profundas; las superiores llevan sólo una división en segmentos lineares. Ofrece cabezuelas semiesféricas con flores tubulosas amarillentas. El fruto es liso y comprimido. Los tallos floridos se recogen al inicio de la floración, cortando sus partes altas. Se multiplica por semillas y división de mata.
Los tallos floridos se recogen al inicio de la floración, cortando sus partes altas. Se multiplica por semillas y división de mata. Se cultivaba antiguamente con la idea de que ahuyentaba a las brujas. Hoy día se cultiva por su aspecto y es adecuado para ciudades ya que no le perjudican los humos.
Si se planta en tierra, se deja unos cuarenta centímetros entre uno y otro ejemplar. Se planta a finales de otoño o comienzos de la primavera, cuidando de podarlos cada primavera; se dejan dos yemas desde la base. En macetas también crece sin problemas, según lo indicado anteriormente.

Dejar un comentario

Tu comentario